Aquí, en España

Michael David Adams
© Michael David Adams

«The basic tool for the manipulation of reality is the manipulation of words. If you can control the meaning of words, you can control the people who must use the words».
(Philip K. Dick)

 

La gente que nos gobierna, o, más certeramente, la gente (fundamentalmente si usa redes sociales), debería ser consciente del poder que tienen las palabras de la misma manera que es consciente del poder que tienen las armas de fuego. No decir, no matar. La paz está también —y sobre todo— en el silencio. Contenerse ante una idea como uno se contiene ante ante otra copa de vino, como uno se contiene ante las caderas desnundas que le han de llevar al abismo.
Los poetas —¡cuánta contención, cuánto silencio  hay en un poema!— quizás sean las personas más sensatas del mundo. Los poetas son las personas a las que menos caso se les hace.

Y quisiera no encontrarte

© Radoslaw Pujan

Quisiera verte y no verte,
quisiera hablarte y no hablarte;
quisiera encontrarte a solas
y quisiera no encontrarte.

Copla popular, citada por A. Machado en Juan de Mairena. Sentencias, donaires y apuntes de un profesor apócrifo (1936).

Devia ter amado e não amei…

© Luiz Garrido (retrato de Virgínia Vitorino)

Renúncia

Fui nova, mas fui triste… Só eu sei
Como passou por mim a mocidade…
Cantar era o dever da minha idade,
Devia ter cantado e não cantei…

Fui bela… Fui amada e desprezei…
Não quis beber o filtro da ansiedade.
Amar era o destino, a claridade…
Devia ter amado e não amei…

Ai de mim…! Nem saudades, nem desejos…
Nem cinzas mortas… Nem calor de beijos…
Eu nada soube, eu nada quis prender…

E o que me resta?! Uma amargura infinda…
Ver que é, para morrer, tão cedo ainda…
E que é tão tarde já, para viver…!

(Virgínia Vitorino, 1895-1967)

Renuncia
Fui joven, pero fui triste… Sólo yo sé/Cómo pasó por mí la juventud…/Cantar era el deber de mi edad…/Debí haber cantado y no canté./Fui bella… fui amada y desprecié…/No quise beber el filtro de la ansiedad./Amar era el destino, la claridad…/Debí haber amado y no amé…/¡Ay de mí…! Ni saudades ni deseos…/Ni cenizas muertas… Ni calor de besos…/Yo nada supe, yo nada quise agarrar…/¿Y qué me queda? Una amargura sin fin…/Comprobar que, para morir, es todavía pronto…/¡Y que es tan tarde ya para vivir…!
(Traducción de Duarte Manzalvos)

Balcón y tarde

El cielo se quedó en sombra;
granas, las nubes ardían.
Y yo pensaba en la muerte
que ha de partirnos un día.

(Juan Ramón Jiménez, si no recuerdo mal)