Tierra santa

No tenía ningún sentido. ¡Resultaba tan evitable, tan innecesario! Un padre y su hijo. Apenas un minuto antes, acorralados y espantados de miedo entre las balas palestinoisraelitas. Un padre y su hijo. El padre lo protegía con su cuerpo. El niño se agarraba a la camisa de su padre y se apretaba contra él. Lloraba. Una bala y un niño. El niño yacía muerto en el regazo de su padre, que ya no tenía que protegerse de nada. Terribles convulsiones sacudían su cuerpo. Horror. Terror. Dolor.

Tal vez a la Vida -esa cosa- no le importe por quién sea sustentada.

4 comentarios sobre “Tierra santa

  1. Es curioso, verdad? Como la gente se cree capaz de decir que el ser humano puede vivir solo.
    Siempre llegan esas personas: padres, hijos, hermanos, amantes, que se unen a tu vida aunque tu no lo quieras y que despues pierdes, y tu vida deja de ser vida, deja de ser alegria, y lo unico que queda es la muerte.
    Porque es injusto encontrar esa persona que hace que tu seas mas tu y que despues te la arrebaten, o se vaya por su propio pie, dejandote de pie, ante las balas enemigas, con el corazon en un puño y ganas de que te alcanzen.
    El ser humano solo puede morir si esta solo.
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s