Poesía estelar

El casco de Thor

La NGC 2359 es una nebulosa del tipo de burbujas de unos 30 años/luz de diámetro, inducida por vientos energéticos de una estrella extremadamente caliente vista cerca del centro y clasificada como la estrella Wolf-Rayet. Las estrellas Wolf-Rayet son extrañas gigantes masivas azules que desarrollan vientos estelares de velocidades de millones de kilómetros/hora. Se piensa que las interacciones con una gran nube molecular cercana son las que contribuyen a la forma tan compleja y curvada de esta nebulosa y  a sus estructuras irregulares . La NGC 2359 está a unos 15.000 años/luz de distancia en la constelación del Canis Major .

(Astrored.org)

thor_cfht1.jpg

Y yo me acuerdo del joven Neruda:

“Escribir, por ejemplo: La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros a lo lejos”

Esta entrada fue publicada en Cielo. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Poesía estelar

  1. sonia dijo:

    Precioso post.

  2. Zenia dijo:

    Es hermoso. Escribo poemas y Neruda es uno de los autores que más me gustan.
    Qué maravilloso poder dejar esa estela de luz como lo hacen esas estrellas gigantes.
    No tengo que decir que esto me ha encantado.

  3. Spes_ei dijo:

    Es…íncreible. Ver algo así, es encontrarse directamente con la inmensidad…con la paz, con el infinito. Demasiado hermoso como para limitarlo con cifras, demasiado impresionante como para analizarlo, demasiado caótico como para ordenarlo, demasiado… Demasiado.

  4. Meursault dijo:

    Quizá no venga mucho a cuento, pero los versos de Neruda me han recordado la “Noche estrellada”, de Van Gogh. Desde que vi ese cuadro -pura fuerza, pura energía-, hasta las estrellas reales se me han vuelto pálidas.

    (¿No fue hoy, precisamente, cuando a los cafés hablábamos de cómo lo humano es tan inmenso que parece rebasar al universo natural?).

  5. duarte dijo:

    Efectivamente, Meursault. Así de grande es lo humano que parece rebasar el universo, aunque cabe en el poema.

  6. Si miraramos más a menudo a las estrellas, nos daríamos un baño de humildad. ¿Qué representa mi pequeña persona -no es humildad soy de poca estatura- y qué importancia tendrá dentro de 4.500 millones de años?
    Eh, para el carro: antes de cincuenta años se habrá borrado mi rastro. Y ellas estarán ahí. ¿No serán ellas acaso el Dios que tanto anhelamos?

  7. Pingback: checker hjd783ch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s