De las matemáticas y otras efervescencias

 

Las penitencias calculadas

ArribaAbajo   Va a consultar a un padre jubilado
un joven frailecito,
de confesor ya aprobado,
y empieza el pobrecito
diciendo: – Yo quisiera  5
que Su Paternidad norma me diera
de aplicar penitencias competentes
a toda calidad de penitentes,
porque a las veces se me ofrece el caso
de no saber salir, padre, del paso.  10
– No se aflija por eso; tome y lea,
que en este papel va lo que desea.
Toma, se inclina y parte presuroso
con muy grande alegría,
y el manuscrito examinando ansioso  15
encuentra que su título decía:
«Lista de penitencias calculadas».
Acelerando entonces las pisadas,
a su confesionario marchó ufano
sin dejar el cuaderno de la mano,  20
y, según la tarifa, exactamente
va despachando a todo penitente.
Un quídam llega en esto y dice: – Padre,
yo tengo una comadre
alegre y juguetona de costumbre  25
y hallándola ayer sola,
el diablo, que no huelga, aplicó lumbre…
y por tres veces hice carambola.
El fraile, oyendo tal, baja la vista
y busca «carambolas» en su lista;  30
y ve que manda: «Al par de carambolas,
pues no es de general que vayan solas
y hacer dos es corriente y ordinario,
corresponde una parte de rosario».
Pierde entonces la flema  35
ante lo inesperado del problema:
pues siendo tres, dos partes no le cabe;
una es poco, y así qué hacer no sabe.
Pónese a discurrir y determina
una idea fácil y peregrina:  40
– Vaya, le dice, y busque a su comadre,
y que el hecho le cuadre o no le cuadre,
la cuarta carambola hágale al punto,
y por ésta y las otras de por junto,
con mucha devoción y gran sosiego,  45
dos partes de rosario rece luego.

Félix María de Samaniego, El jardín de Venus (h. finales s. XVIII).

5 comentarios

  1. La Uge

    Lástima que la LOE no contemple estas medidas en el engendro que han dado en llamar “competencias básicas”.

  2. ¡Qué gracioso!
    Discurrir, discurría bien el pater. Son, sin que ellos se busquen, los inextricables caminos del señor.

  3. Ya ves tu, y nos vendían a Samaniego como si sólo escribiera fábulas llenas de moralina para niños. No se puede fiar uno de nadie.

  4. Lo que hay (y lo que ha habido -y lo que habrá-) es mucho vicio…

  5. sebastian huertas gonzales

    esto es una bobada nada de serio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s