No conectado

¿Qué es la vida?: un frenesí.

¿Qué es la vida?: una ilusión,

una sombra, una ficción;

y el mayor bien es pequeño,

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.                   (Calderón de la Barca, LVS, 2, II)

 

 

 

Segismundo era un hombre afortunado. Había heredado un piso de una tía rica, tenía un trabajo cómodo y estable, llegaba con holgura a fin de mes, jugaba al golf, se leía todas las revistas de tendencias, tenía buenos amigos, era guapo, lo consideraban muy atractivo y tenía mucho éxito a la hora de ligar. Estaba soltero y sexualmente se sentía “d) muy satisfecho“, según contestó una vez en una encuesta para el CIS.

Un día, Segismundo se abrió una cuenta en Hotmail para chatear. Se puso por nick Astolfo, se intercambió la dirección con amigos, con compañeros y con clientes, y los agregó a todos en el messenger. A él también lo agregó todo el mundo, pero se le hizo insoportable el hecho de que nadie le dijese nunca nada (ni un fugaz zumbido de cortesía), y se quitó la vida, la de Segismundo. Porque Astolfo sigue en la red, agregado y silencioso, como no conectado, esperando a que Segismundo inicie su sesión en cualquier momento.

9 comentarios sobre “No conectado

  1. Sí que usted es ingenioso Duarte.
    Divinas las reflexiones del profesor sin alumnos… como todas las demás…pero esas las copiaré para mi hija. Tiene un examen de Español muy prontito… quizás le sirvan hasta para el de Filosofía.

  2. Hola Señor Duarte!
    ¿Sabes?, eso tambien le pasó a un amigo mio… Se metio tanto en la piel de un personaje que ahora él mismo murió y sólo conozco a su alter ego, a su peligroso Mister Hyde, que es más autodestructivo que peligroso. Digo yo que eso de dejar de ser uno mismo no puede ser tan malo, pero como dijo Milan Kundera, como solo se vive una vez, tampoco puedo hablar desde la experiencia.
    Un cariñoso saludo.

  3. Una vez, hace la torta de años (exactamente en 1989), un alumno de COU me dijo: “Tu disfraz es que no tienes disfraz”, y tenía razón, lo que no fue óbice ni trampa ni cortapisa para que le montara un escándalo de narices por suponer que andamos por nuestro centro de trabajo con un disfraz, pero me sentí muy reconfortada porque realmente no lo tengo. No tengo ni disfraz ni alias ni trabajo el messenger (o como se llame).

    Milan Kundera, entre mis favoritos.

    Buena entrada, Duarte. Es un tema para polemizar hasta el infinito no numerable.

  4. Es que ya hay que tener mala suerte, ponerse un nombre tan bonito como Astolfo y que nadie te diga ni “buenos días”. De todas formas no me parece motivo suficiente.
    Pero da mucho que pensar ¿cuántos avatares huérfanos estarán flotando por internet, olvidados por el que los creó? ¿será eso una forma cibernética de limbo?

  5. Pero, LaUge, sigo sin entender por qué te tienes que enfadar con el chico porque dijera eso. Yo lo entiendo como una alabanza, y bien bonita. Y que la mitad de la gente anda por la vida oon un disfraz, es un hecho, del cual el chico no tenía la culpa. Yo misma gasto tantas personalidades, que creo que por eso no adelgazo ¡soy tantas al mismo tiempo…!

  6. Yo diria en algunos casos que en Halloween… la gente tiene tanto miedo a dar miedo y ser rechazado que no se da ni cuenta del miedo que da. En fin, me callo que despues soy una vibora y no me gusta… ¡ay!¡cómo me gustaría huir de los prototipos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s