De Adriano

A

driano crece y juega y ríe y llora y aprende y me tira de las orejas y me mete el dedo en la nariz y me llama cuando estoy ocupado y tira de mi mano para que lo acompañe y no quiere comer la fruta —¡no, no, no, no no!y sus pedos huelen fatal y me echa sonrisas y descoloca los libros y le encanta encender el lavavajillas y me tira besos desde lejos y no quiere salirse de la bañera y lanza por el balcón mis cosas a la calle y me hace pedorretas y se alegra de verme y me ha dicho V que metió una galleta maría en el dvd y le gusta buscar la Luna en el cielo y encuentra todos los aviones y le duelen los dientes y se pone mimoso y nos vamos a la camita y me tumbo con él y se queda dormido contra mí y si me voy de la habitación me llama y me señala con su mano el lugar donde quiere que me tumbe, a su lado, a su ladito. Y se vuelve a dormir, cubierto de besos, de besitos.

Es el hombre de mi vida.

Esta entrada fue publicada en Paternidad. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De Adriano

  1. Raquel dijo:

    Aquí o no pongo nada o pongo un smiley porque es tontería decir algo pero quiero decir que he pasado por aquí y que qué bonito, pero poner más palabras pues no, ya lo ha explicado él… Pues no digo nada.

  2. Cigarra dijo:

    Ayer le leí esto a mi hija (22 años) y se me enterneció de una manera… como yo cada vez que lo leo. Me encanta.

  3. flor_deloto dijo:

    Es bello tu Adriano, y eres bello tú.

  4. ¡Muchas gracias, Flower!
    Todos somos bellos. Tú también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s