Arrastrado en el ciego torbellino

Si de un soplido pudiera

levantarte la falda cuando pasas,

te soplaría con fuerza

para verte la cara colorada,

y solamente la cara.

¡Estampadas!

(De uno que vendía poesías en un semáforo. Venía firmada por el Arcipreste de Ítaca, vividor)

Esta entrada fue publicada en Arcipreste de Ítaca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s