Si de un soplido pudiera

levantarte la falda cuando pasas,

te soplaría con fuerza

para verte la cara colorada,

y solamente la cara.

¡Estampadas!

(De uno que vendía poesías en un semáforo. Venía firmada por el Arcipreste de Ítaca, vividor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s