Acto fallido

¡Aquella tarde de alcoba!

En el silencio de la siesta,

fiesta.

Entre gemidos,

se te cayó un ‘te quiero‘, boba,

en mi oído

cuando te corriste.

¡Jamás lo reconociste!

(Esos versos se encontraron escritos en una papeleta de voto, el día de las elecciones, cuando hacían recuento. Venía firmada por el Arcipreste de Ítaca, vivales)

1 comentario

  1. Es que las siestas son el mejor momento, y ya uno pierde el control y dice cosas raras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s