La magdalena de Proust

Después de tanto tiempo,

bajo el asiento delantero de mi coche

han aparecido tus bragas.

Agotada,

buscabas y buscabas,

y no las encontrabas.

2 comentarios

  1. La Uge

    “Cada memoria enamorada guarda sus magdalenas,…”

  2. Ya lo creo que sí, Uge.
    Saludos, y a ver si nos vemos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s