El oro de los tigres

Trepar por el armario

y colocarme encima

como un demonio

corcovado,

y tú en la cama,

abajo.

Y yo muerto de miedo:

—¡No salto!

Y tú muerta de risa:

—¡Salta, hombre, salta!

 

Esta entrada fue publicada en Arcipreste de Ítaca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s