La mujer ideal

Cuando nos despedíamos, luego de abrazarnos con apasionada ternura, esa mujer morena y guapa, de extraños ojos claros y buen cuerpo, me advirtió:

—Tengamos mucho cuidado, amor; mi marido en vez de cuernos tiene antenas.

 René Avilés Fabila, Cuentos de hadas amorosas y otros textos. México D. F., FCE, 1998.

Esta entrada fue publicada en Lecturas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La mujer ideal

  1. Anikin dijo:

    No se si lo leeras pero es como aquello que dicen de que si tu novia te ha puesto los cuernos y te quieres tirar por la ventana recuerda: tienes cuernos, no alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s