El saber ocupa lugar

Estaba fumándome un cigarrillo en la puerta de la facultad. Llegó un camión del que se bajaron dos personas. Venían a por papel usado para reciclarlo o revenderlo o yo qué sé. El caso es que uno de ellos conducía una carretilla con montañas de folios y se los iba dando al otro, que los clasificaba:

Éste lleva grapas. A ese rincón. Este otro es de color salmón; a este otro lado.

¿Y esto?, dijo el de la carretilla mostrándole a su compañero una caja grande cerrada con cinta autoadhesiva. Aquí pone Tesis doctorales 2005-2006. Pesa mucho.

—A ver, déjame ver, le respondió mientras desprecintaba la caja y miraba su contenido como quien encuentra algo deseado, muy deseado. Son todos folios blancos, sí. Colócalos en esta parte, que este papel se paga a 15 céntimos el kilo.

Cargaron todo y se fueron.

3 comentarios

  1. Sí, habría que ahorrar así más a menudo, buena iniciativa.
    Saludos, Manzalvos 🙂

  2. Hmmm, y nadie nos paga por los folios acumulados en nuestras neuronas! ay.
    Saludito, Eminencia.

  3. MR

    a dónde van a parar los papeles?
    ni hablemos de las ideas!
    alguno está haciendo su tesis doctoral?
    ya saben a dónde van a parar…
    al camión de esos dos señores 🙂

    saludos, manzalvos.

    mr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s