¿Acto fallido?

Hoy hablaba en clase sobre el Quijote y —qué cosas más tontas suceden a veces— se me escapó un Don Pijote sin querer. ¡Qué cabronazos son mis alumnos, que sólo están pendientes para lo malo! Me da la sensación de que ya me he ganado el mote. Y me quedaba sólo una semana para terminar esta sustitución…