sms

Escribirte el sms no me resulta nada complicado a pesar de mis dedos obscenos. Con la práctica, incluso, he llegado a escribir rapidísimo. Pero se me va la noche entera en decidir si te lo envío o no, y al final nunca te lo envío y ando por ahí muerto de sueño.

Método Stanislavsky

Y sobre todo cuando

                                       era equispeliculendo:

palabrotas entrando,

                                    frases hechas saliendo.

Tú te ibas desarmando,

                                     yo te iba desvistiendo.

Todo se iba animando,

                                        los dos mintiendo

y sincereando,

                                         los dos ardiendo,

los dos quemando.

                                          Hay algo tierno

en el desacato

                                     y hay que morderlo

para encontrarlo.