El juez garçon

Ambos, ya muertos y después resucitados, llegaron al Juicio con sendos sacos, lleno de todo lo que había conseguido en vida el de uno; el del otro, de todo a lo que había renunciado. Los dos parecían muy fatigados por el peso.