Del maltrato al idioma

Es curioso comprobar cómo hoy el ABC, tan academicista él, escribe así:

“En sus años de gloria encharcada, a seguido de la independencia en 1992 y hasta 1994, Karadzic fue uno de los caudillos de una rebelión armada que más deferencia mundial hayan recabado entre los grandes. Muchas manos blanquísimas que estrecharon la suya tal vez sigan sintiéndose, por mucho lavado, impregnadas por la indecencia de las más de 200.000 víctimas y 1,5 millones de deportados para conquistar un 70% de Bosnia, los primeros campos de concentración (Omarska y Prijedor) y la mayor matanza (Srebrenica, con más de 7.000 asesinados, y Zepa) en Europa desde 1945”.

-Bueno, Duarte… Al fin y al cabo, pese a la sintaxis y a la retórica, el sentido se entiende.

-Será que se intuye.

-Será.

-¿Qué será?

-¿Qué?

-Será.

-¡Ah!