Paseo

Es el otoño.

Viento. Las hojas se resisten a caer,

campanitas de su rama lama ding dong.

Es el frío.

Tras los cristales se enmarcan

caras, espejos del alma con bombilla al fondo.

Es el olor.

A dos aguas, algunos tejados humean

sus encinas o sus cajas de cartón.

Caminas.

Es lo que hay.

La tarde dice: “Vale por hoy”.

¡Ay…!

 

Era el Sol.

Cayó el telón.

 

 

 

3 comentarios

  1. muy chula la escena.
    Mola.

    Un besiyou.
    M.

  2. flor_deloto

    Aquí te miro detrás del vidrio. Beso

  3. Meursault

    ¡No se me póngaseme sentimental, Duarte! ¿Se va usted a contagiarse del “spleen” autumnal y efímero -por prenavideño- que, puntual e inexorable, nos está invadiéndonos?

    Bello poema, pardiez: anafórico, melancólico y burlón (tolón, tolón).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s