Este hombrecillo hecho a la medida de sus trajes, Forever Young —que te lo crees tú—, que liga bronce, que es rey del aftersún y que tiene sonrisa de Corporación Dermoestética, que habla entre dientes, que carece de vergüenza y que nos toma por necios.

La culpa, al final, recaerá sobre José Tomás. Siempre pagan los mismos. Gentuza.

2 comentarios en “Camps

  1. Muchos ¿periodistas? se preguntan acerca del papel de José Tomás en todo esto. Está claro: es el “pringao”, el no poderoso. Ya puede capotear a la verónica y hartarse a muletear naturales, pero delante no tiene un toro bravo, sino una gaviota (o un pájaro o un avión o Supermán, no sé…), y ahí ya nos vamos por lo hitchcockiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s