Alguien me dio una vez una cita (creo que de Einstein) que venía a decir que un problema no se puede solucionar desde el mismo nivel de conciencia en que dicho problema ha sido creado.

   Ellos, en cambio, siguen inyectándose dinero los unos a los otros. Han buscado, incluso, un verbo médico, un verbo placebo: “inyectar”. En realidad, como se trata de un sistema yonqui, debería decir que se “chutan” dinero. Esta crisis feroz (porque es feroz) es un síndrome de abstinencia.

  Quizás sea más necesaria una solución nacida de la otra dimensión humana. Por ejemplo, ¿siente usted que ha venido al mundo para trabajar tantas horas al día, independientemente del sueldo; para desplazarse tanto; sin tiempo para pensar en sí mismo; sin tiempo para ver qué hay de cierto en lo de cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando; sin tiempo para recordar aquel niño de mocos que una vez fue o aquella niña de coletas; sin tiempo para comprender qué tienen en común usted y una lechuga que crece en un huerto a diez mil kilómetros; sin tiempo para mirar la Luna o la constelación de Orión en el mes de enero; sin tiempo para tirar un penalti; sin tiempo para subirse a un árbol; sin tiempo para nadar el mar océano; sin tiempo para echar una mano; sin tiempo para que le metan un buen repaso; sin tiempo, ya, para dar besos y sin tiempo para nada? Usted no nada nada. Es que yo no traje traje.

   Porque, ¿no preferiría hacer la vida que le gustaría, esa que una vez tuvo y que perdió en pos de un falcón, como Calixto?

   ¡No es la Economía, estúpidos! (no va por ustedes, muy amadísimos todos y nada necios). 

   —Duarte, es usted un tolai.

   —Soy los cojones. Eso es lo que soy.

2 comentarios en “Soluciones al test, en la última página

  1. Un lunes no se debería leer cosas como esta, señor Duarte. No se debería. Aunque ya se sabe que el deber en el hombre es lo primero, no hago más que recordárselo al banco cada vez que me saca mis números rojos.

  2. Lo del banco es curioso: promueven la construcción de un piso y ganan dinero (las grandes promotoras tienen bancos entre sus accionistas). Luego lo construyen y ganan dinero (las grandes constructoras tienen bancos entre sus accionistas). Después te lo venden y ganan dinero (las grandes inmobiliarias tienen bancos entre sus accionistas). A continuación, te enganchan la luz, el gas (las grandes energéticas tienen bancos entre sus accionistas).
    Y si uno tiene la cuenta en números rojos, ya se sabe: la Justicia y las Fuerzas de ¿seguridad? del Estado tienen entre sus accionistas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s