Se equivocó el Presidente —se equivocaba. Por ir al norte, fue al sur, creyó que el trigo era agua— cuando afirmó que luchará contra los poderosos, como si el poder fuese malo per se; ignorando que todas las personas somos poderosas, que todas tenemos poder sobre algo o sobre alguien, ignorando que no por ello somos malas, ignorando.

     No es contra los poderosos, sino contra los codiciosos y los avariciosos. También contra los egoístas, personas que suelen ejercer su poder de manera tiránica y despótica, pensando únicamente en su propio beneficio, sin atender a las consecuencias que provoca dicha aplicación del poder. Mala gente que camina  / y va apestando la tierra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s