Después de más de un mes de no parar, de no sacar la vista de los papelotes, de hacer más horas que el reloj, de llevarme a casa trabajo, de estar los fines de semana leyendo, más que oscuros, tenebrosísimos textos (murciélagos acudían en masa a aquella falta de luz), después de haber tenido una semana de vacaciones en un año… Después, digo, de trabajar más que nunca en mi vida, ocurrió el otro día que me echó de su despacho un catedrático porque no quise reconocer como mío un error suyo.

—¡Fuera de aquí! ¡Yo no hablo con gente que no reconoce que se equivoca!, con las gafas medio de lado, desencajado el rostro, alborotados los pelos.

En ese instante vino a mi cabeza un Fiado, ya saben, el hombrecillo barbado que adorna cientos de bares galaicoportugueses. Se lo dedico al catedramático:

fiado

Y prometo concluir mi arrebato de ira con una invectiva en su honor, llena de octosílabos asonantados que no serán acrósticos, pero a partir de los cuales el lector sagaz podrá descubrir la identidad del personaje objeto de escarnio, mofa, befa y bufa; versos que voy componiendo en mis ratos all bran, muy apropiados para acordarse de quien parece estar constamente oliendo un trozo de inmundicia.

2 comentarios en “¿Queres fiado? ¡Toma!

  1. …textos tan oscuros, que había que andar por ellos con un candil y acompañado de un astrólogo, como diría Quevedo.

    Enterado de su desagradable incidente, Duarte, he compuesto un ovillejo dedicado al rufián que se le puso farruco. Deduzca su nombre el sagaz lector, atendiendo a la rima:

    ¿Feroz cual rabioso can?
    ¡J.!
    ¿Contumaz en su porfía?
    ¡G.!
    ¿Se sulfura y se ataruga?
    ¡M.!

    Un tío que no se arruga
    fuiste a encontrar en Duarte,
    y a pique estuvo de hostiarte,
    J. G. M.

  2. Bueno, ahora han inventado algo que se llama gestión de emociones, al más puro estilo de “cambiar el nombre de las cosas para que sigan siendo lo mismo”.

    Este gran descubrimiento psicológico, que sin duda no dejará indiferente a nadie (novedoso donde los haya, va) consiste básicamente en la amplia sonrisa ante el gili****** de turno y después romperte los nudillos contra una pared, o dedicarle “octosílabos asonantados que no serán acrósticos”.

    Bienvenido al siglo XXI, cielo. Y que sea leve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s