Si yo tuviese que escribir un libro, tendría que titularse Sinencambio. No muy grande de tamaño que no pudieses sujetarlo al caminar, pero no tan pequeño como para que una mano —o poco más— le fuera suficiente.  Sería un libro para llevar entre el brazo y el torso, como en un abrazo. O contra el pecho, como en un beso. Rígido y de cierta gravedad, es decir, de cierto peso, quizás un poco incómodo, sí.

Por dentro, alejado del estilo culto y erudito, en su sencillez tendría que ser bello como un hombre de campo cuando exprime las uvas en su boca, sediento del trabajo, ardido del sol, apoyado en su azada. Bello como una mujer que te anota su teléfono en un pósit con un boli que no pinta y se pone nerviosa y colorada.

Tendría que enfadar a gramáticos y escandalizar a académicos, pero gustar al resto, y estar escrito, en fin, en la lengua olvidada de los pueblos.

2 comentarios en “Sinencambio

  1. Se titulara como se titulara, ¡debería usted hacer por publicarlo!
    Pero le concedo que “Sinencambio” es un buen título.

  2. Si es que los mejores títulos son los que vienen en un momento de inspiracion, aunque no tengan mucho que ver con el argumento… como por ejemplo “Sudado también se besa: una novela sobre el holocausto nazi”
    Por la descripcion material, si no te sale nada, habla con Diez-Picazo ; )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s