Oralidad

En estos tiempos vacíos —según dicen— de de esfuerzo personal y de “afán de superación” queda todavía un lugar, un reducto una circunstancia, un momento, un algo donde un hombre sabe que se lo juega todo cada vez que juega, y que debe dar siempre lo mejor de sí mismo: el cunilingus.