Recuerdo una novia ―¡qué tiempos!― con la que rompí porque empezó a salirme en la cabeza un sinfín de cuernos, los más de ellos astifinos, dándose el agravante de que fui el último enenterarme, no ya del grupo de implicados, sino de todo el pueblo, el cual ya entonces contaba con siete mil vecinos sin incluir las parroquias. Llegué incluso a dejarme barba para que nadie pudiese decir de mí que iba afeitado.
Herido en lo más, quise devolvérsela corregida y aumentada, y justo es reconocer que algo hice, pero eran tan feas y menesterosas y borrachas todas ellas que no me atrevía, de pura vergüenza, a ir a restregárselo por la cara, no fuera a ser que, además, empezase a darle lástima y, lo que es peor, se enterase todo el mundo.
Me compré un sombrero de copa que me tapase bien esa corona que me proclamaba Rey de Cornualles y cambié de pueblo. Eso fue todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s