7

¡Yo no la maté, señor juez! ¡Yo la amaba! ¡Incluso se lo advertí, créame! Pero ella no me hizo caso y se desvivió por mí.

4

Quitarte los zapatos y las medias.
Los dedos de tus pies
y tus tobillos. Y mi lengua
y tus piernas depiladas…
Y tus rodillas.
Y subir por tus muslos de gallina
y entrar por la penumbra de tu falda.
Y tú: No, no llevo nada.