2

Una amiga me contó una vez que soñaba con pollas. Con montones de pollas. Con miles de pollas pequeñas que crecían y crecían hasta hacerse gallinas que ponían huevos que rompían pollos. Pío-pío, pío-pío.