Pese a todo, nos habíamos acostumbrado a la economía. Desde hacía generaciones se nos disciplinaba, se nos pacificaba, se hacía de nosotros sujetos, naturalmente productivos, contentos de consumir. Y entonces va y se revela todo aquello que nos habíamos esforzado en olvidar: que la economía es una política. Y que esta política, hoy en día, es una política de selección en el seno de una humanidad que se ha vuelto, en masa, superflua.
(Comité invisible, La insurrección que viene)

El monstruo se alimenta de molestias.
Molesta Ada Colau y molesta la PAH y molesta que molesten. ¡Terroristas!, gritan los que se molestan. Molesta el paro y el parado. ¡Quiso vivir!, gritan quienes se molestan. Molesta quien no tiene, quien se queda sin nada. Molesta el inmigrante. ¡Ladrón!, gritan los que se molestan. Molestan los informes de pobreza y de desigualdad. Molesta la ignorancia de quien no fue enseñado. ¡La culpa es de la LOGSE!, gritan quienes se molestan. Molestan las pancartas. Molestan las voces y molestan los perros y las flautas. ¡Vagos!, gritan los que se molestan, y molesta la vida entre cartones, tan molesta.  Molesta Talegón -qué importan sus palabras si molesta Talegón- y molesta quien se tome la molestia. Molesta el reciclaje, molesta que moleste la contaminación y que moleste el cambio en el clima y molesta el cambio en general. Molesta que se hable de colapso. ¡Apocalípticos!, gritan quienes se molestan. Molesta el cine si es español y molestan sus actores si no actúan. ¡Payasos!, gritan los que se molestan. Molesta levantarse del sofá, molesta no ver televisión. Molestan los suicidios. ¡Enfermos!, gritan quienes se molestan. Molestan los que quieren ser maestros y suspenden. Molestan los médicos y los profesores. Molesta el funcionario. ¡Enchufados!, gritan los que se molestan. Molesta quien se muestra molesto. Molesta que los griegos se molesten y que en Chipre la gente esté molesta. ¿Cómo se puede estar molesto ahora y no con Zapatero?, gritan quienes se molestan. Molesta quien se queja. Molesta el mundo, todo molesta. Niño, para ya de joder con la pelota.
Sólo no se molesta el monstruo.

9 comentarios en “Molestias (delirio de la fiebre)

  1. Moi mal, Rock. As xenialidades coma a entrada anterior hai que deixalas un tempiño… ; )
    De Ada Colau vai a colaboración nesta semana para Pontevedra Viva.
    Máis razón cun santo.
    (En safari non se ve de todo ben o texto). Unha aperta.

    1. Eres ben xeneroso, Manuel, coas túas palabras. Quedou tanto por dicir! O que é unha xenialidade é o libro obxecto da reflexión.
      Estaremos atentos a Pontevedra Viva. Eu, que me teño por unha persoa moderada, non me vexo facendo ‘escrache’, pero tampouco o vexo -aí é que me doe- como unha causa, senón como unha consecuencia de algo que agora sabemos que non é xusto malia ser legal. Que lle queda á xente? Calar? Esperar catro anos para o mesmo, para nada? O que ten, por parte dos governos, non deixarlle ás persoas sitio para a esperanza é, precisamente, que se desesperan.
      Mirarei o que pasa con Safari.
      Unha aperta de volta.

  2. Hemos llegado a un punto en el que todo nos molesta, nos molesta la política, la falta de ética, nos molesta la pereza, no encontrar trabajo, que nadie nos pida disculpas por las molestias del descalabro económico en el que nos han metido…. A mi me molesta molestar y aún así lo hago una vez y otra…. LLevas razón, cuando algo nos deje de molestar nos habremos convertido en monstruos.

    1. Estoy contigo, Soñando… Y todo alimenta un nihilismo terrible, como el que le observa en La insurrección que viene, obra cuya lectura espanta por el convencimiento que muestra. Pero, ¿hace algo quien puede hacerlo para combatir el nihilismo creciente, el descreimiento, la falta de confianza? Seguir así no es más que favorecer la radicalización de quienes ahora son una minoría, pero una minoría que va creciendo y cargándose de razones y también de razón, y a la que nadie defiende y de la que nadie se ocupa, sólo la policía (y por imperativo legal).

      1. Si me permites, me atrevo a añadir: Molestan los autónomos, por no emprender más aunque nadie sepa lo que eso significa. ¡Quejicas!, gritan los que se molestan.

        Excelente entrada que me lleva a pensar también en el bombardeo de pensamiento positivo de baratillo que sufrimos. Si quieres algo lo suficiente, vas a conseguirlo; si no es así, algo habrás hecho mal, es responsabilidad tuya, a mí no me mires… que me molestas. Una mentira tan bien envuelta que es fácil de creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s