Ars Amandi: Sexo y ropa.

     Ame a la mujer vestida. Localice sus partes desnudas y comience por ellas. La cara. Las mejillas tienen algo de fraternal o familiar que puede ser contraproducente, aunque, quién no ha tenido una prima que… Mejor los labios o la nariz o la barbilla o el cuello. Si no llevase guantes, podría besar sus manos con estilo aristocrático, y luego morder sus dedos o chuparlos mientras la mira a los ojos. También los de los pies si estuviese descalza (cosa que ocurre mucho en verano) y los tobillos. O ir piernas arriba, las rodillas. O el cuello o un hombro o un escote o un ombligo. Ame a la mujer vestida, y que vayan cayendo las prendas como se van desnudando los árboles en otoño: con naturalidad. El cuerpo desnudo que no ha sido desnudado pierde la gracia de la sorpresa, del descubrimiento. Y la ansiedad que produce no saber por dónde comenzar a besarlo.

También es recomendable toda la ropa, eso sí, contando con la ayuda de unos botones desabrochados o una cremallera bajada. Sea cuidadoso: es probable que a ella le guste ver cómo lo hace. Es un sexo urgente y pudoroso, un poco adolescente y un poco prohibido, un aquí te pillo de manos por entre los pantalones y las blusas, avanzando sobre capas de ropa interior, de gomas que aprietan los dedos, dedos que son como las raíces de un árbol que buscan la humedad de la tierra entre sus piernas. Usted ya me entiende. Posturas imposibles para hacer sitio, entrega, sometimiento de los cuerpos, escorzos, tensión. Es el deseo, que, como fuerza incontrolable, no está nada mal, punto de no retorno: cuando se pasa de risas a veras y se acabaron las tonterías. No subestime esta modalidad, y sea rudo y áspero cuando sus manos estén sobre la ropa, y delicado cuando estén sobre la piel. Es como ver con las manos, reconocer las formas mediante el tacto, visualizarlas pero no verlas. Es una gran responsabilidad. Los susurros atrevidos, algo indecorosos, pueden multiplicar el descontrol y adelantar el advenimiento. Usted tiene el control y debe decidir los tiempos. Como se aprende esto es con la práctica, con la interpretación de lo que va pidiendo un cuerpo cuando se estremece: más estremecimiento.

4 comentarios

  1. Ovidio no lo hizo mal del todo, pero yo, si me lo permite, me quedo con su tratado amatorio.

    Me ha encantado. Mes compliments.

    1. ¡Eso sí que es es un piropo! ¡Claro que se lo permito!
      Merci beaucoup.

  2. Se hace muy corto. Va a ser que al final te ha podido la ansiedad. Toma un abrazo, amigo. Completamente desnudo, eso sí, para perder la gracia de la sorpresa y el descubrimiento y evitarte tentaciones. Sé que no soy tu tipo pero toda precaución es poca.

    1. Muchas gracias por tu comentario, Albert.
      Me parece que tienes toda la razón: suele ocurrirme que comienzo a escribir con ganas, pero llega un momento en que el texto se vuelve contra mí y me veo obligado a quitármelo de encima desesperadamente. Este post es una buena muestra de ello.
      No eres mi tipo, cierto, pero porque no soy mujer, que si lo fuese…
      Un abrazo de vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s