Hace algún tiempo apareció en la prensa un artículo de Javier Marías sobre el sistema de enseñanza bilingüe en los centros públicos de la Comunidad de Madrid. En él, el escritor denunciaba que se trata de una pésima modalidad porque los docentes no poseen el nivel de inglés adecuado, lo que les produce inseguridad a la hora de dar sus clases, de manera que tienen que recurrir constantemente al español para poder llevar a cabo ciertas explicaciones. A su vez, esto perjudica a los alumnos, pues ni aprenden los contenidos de la materia ni aprenden inglés. Si esto es realmente así (las fuentes en las que se basaba Marías eran amigos profesores o padres de alumnos, creo recordar), es fácil llegar a la conclusión de que se trata de un sistema pernicioso que debe ser revisado o cancelado. Tengo cierta experiencia como docente en centros bilingües, pero no dispongo de información tan precisa como para suscribir la tesis de Marías. Al contrario, los profesores que conozco, y con los que hablo a menudo en la sala de profesores (yo no doy mi asignatura en inglés), parecen tener una preparación adecuada, más que suficiente, y muestran una gran preocupación por su práctica docente.

Pero mi reflexión no está centrada en este aspecto —importantísima, sin duda, la formación del profesorado—, sino sobre otro que, a menudo, pasa desapercibido para todos los integrantes de la comunidad educativa, incluidos los padres y los propios alumnos: tengo la impresión de que el sistema bilingüe es un sistema perverso que está conduciendo, probablemente de forma involuntaria, a una segregación de los alumnos en función de su riqueza, de su situación social y de su encaje en el tipo de aprendizaje que se les exige (basado, fundamentalmente, en su capacidad para memorizar contenidos y reproducirlos en un examen, en el tiempo que deben dedicar en sus casas para hacer deberes y en la ayuda extraescolar que pueden recibir cuando los profesores no logran que los estudiantes aprendan en el aula).

Como saben, los centros bilingües tienen dos tipos de alumnos: los que cursan la modalidad bilingüe y los que cursan la modalidad en castellano. Todos ellos conviven en el mismo centro y tienen, además, los mismos profesores. No obstante, se dan unos hechos en los centros que conozco que deben hacernos desconfiar:

  1. Los alumnos de la modalidad bilingüe suelen obtener mejores notas.
  2. Los alumnos de la modalidad bilingüe tienen menos amonestaciones y menos castigos por faltas de disciplina.
  3. Más alumnos de la modalidad bilingüe traen los deberes hechos de casa.
  4. Los alumnos de la modalidad bilingüe disfrutan de más actividades fuera del centro (es mayor el número de alumnos de la modalidad en castellano que dicen no poder pagar el precio de dichas actividades).
  5. Es mayor el número de padres que piden cita con los profesores para conocer cómo marchan sus hijos en el instituto en la modalidad bilingüe.
  6. Los alumnos de la modalidad bilingüe tienen interiorizada la idea de que ellos son el «grupo de los buenos estudiantes».
  7. Los alumnos de la modalidad en castellano tienen interiorizada la idea de que ellos son el «grupo de los malos estudiantes».
  8. Algunos profesores se quejan más de los alumnos de la modalidad en castellano que de los alumnos de la modalidad bilingüe.
  9. Algunos profesores se lamentan de que sus alumnos de la modalidad en castellano no sean tan aplicados y obedientes como los alumnos de la modalidad bilingüe.

Me pregunto, entonces, si el bilingüismo no estará creando dos sistemas de enseñanza de calidad desigual; si la modalidad de estudios en castellano no se estará convirtiendo en un colector al que llegan los alumnos con mayores dificultades, los alumnos más desfavorecidos y los alumnos con mayor riesgo de fracaso y de exclusión; si no estaremos negando recursos a quienes más los necesitan; si no estaremos contribuyendo, como docentes, a aumentar las desigualdades bajo la ilusión, la máscara, de que nuestra profesión sirve para crear un mundo más justo y mejor.

4 comentarios en “Rápida reflexión sobre la enseñanza bilingüe

  1. Más que una pregunta es una evidencia que todos los profesionales comentamos en privado pero que muy pocos se atreven a cuestionar o denunciar en público. Obedientemente nuestro silencio favorece un sistema claramente segregador y excluyente. Los equipos directivos estos días se reúnen con las familias para contarles lo que todo el mundo sabe que no es. No es lo mismo sección que programa, no son las mismas oportunidades. Para que un grupo esté libre de alumnado disruptivo tiene que haber otro sobrecargado de alumnado repetidor, con necesidades educativas especiales, de compensatoria, o simplemente desmotivado por numerosas razones (no siempre achacables al propio alumnado)

    Y por si esto fuera poco lo que sucede en los centros cercanos a los bilingües que no poseen el cartel, supone el nacimiento de guetos donde aprender o enseñar es algo impracticable. Tanto en primaria como en secundaria se matriculan en estos centros esos chicos no deseados en los centros bilingǘes. En muchos casos son los mismos miembros de los equipos directivos o su antiguo profesorado los que aconsejan a las familias elegir un centro no bilingüe para sus hijos por las dificultades de aprendizaje que presentan. Estas familias se dejan aconsejar y optan por el no bilingüe. Con las mismas ratios que en los centros bilingües y con ratios mucho más altas que en las aulas de sección de un instituto, nos encontramos centros dignos de echarse a llorar.

    Nadie nos impuso el bilingüismo. Cada claustro votó por acabar con la escuela inclusiva, en definitiva el voto acabó con una de las máximas que habían definido a la escuela pública durante años: la compensación de desigualdades. Nadie les dijo que enseñar inglés es otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s