Dehiscente

Luisa Dörr

ESTUVE CON UN JOVEN

Estuve con un joven
y supe al fin lo que era
el violento arrebato, la agilidad vibrátil,
cavidades melosas en la carnosa pulpa
suavemente entreabierta
hasta el linde dehiscente,
el perfecto engranaje,
la densidad precisa de jugos derramados,
la inclinación debida,
la posición exacta,
y la sabiduría del mutismo,
la belleza de un glande.

(Clara Janés, Eros, 1981)

Sólo tiempo que corre entre los dos

EL RÍO
© James M. Graham
Éste es el verdadero río, amor soñado. Tú estás en la nada y yo en la vida. Sólo tiempo que corre entre los dos.
Las dos orillas son iguales, pero una apenas se ve de la otra, ahora que el río es tan ancho.
Pero el río se irá estrechando. Y yo te veré, amor soñado, y yo lo pasaré, y me quedaré contigo para siempre.
(Juan Ramón Jiménez, Cuentos largos (1906-1949). Visor Libros, 2009).

La única imagen que me dejó el olvido

© Andrea Magin
Aprenderé a cantar,
a cultivar rosales
y a recortar las hiedras de los muros.
Creo que cuidaré los nidos del alero,
juntaré violetas escondidas en las piedras
y encontraré la hoja más hermosa caída del  árbol de mi calle.
Renaceré en el vuelo y en la nube de agosto,
me compraré un sombrero,
envolveré regalos.
Y seré otra vez, desde el principio,
la única imagen que me dejó el olvido.
(Teresa Martín Taffarel, Del tiempo y las sombras. Candaya, 2009).