Y repaso mi vida y hallo muertes

© Mona Kuhn

Y repaso mi vida y hallo muertes,
separaciones dulces tras encuentros
fugaces, prolongados, suaves, lentos.

Como nubes, así, en el paisaje,
o volanderas sobras, quizá sueños.
Como aves de paso por el cielo.

Hacia dentro, a la vida… Hondas aguas,
altos mares oscuros, van por dentro.
Pocos puertos me esperan como término.

Pasa el mundo, cambiante, con sus luces.
Pasa el aire y la vida.Pasa el tiempo.
Sólo tumbas me quedan tras el viento.

Concha Zardoya, Debajo de la luz (1959).

Agrandaré mis prisiones

© Shae DeTar

Ya que no puedo ser libre
agrandaré mis prisiones.

 Cambiaré los tristes muros
por alegres horizontes.
No pisaré ningún suelo
sino abismos de la noche.
Techos que a mí me cobijen
cielos serán los mejores.

 Ya que no puedo ser libre
agrandaré mis prisiones.

Manuel Altolaguirre (últimos poemas, 1955-1959).

Que acaricia y canta

© Roza Vulf

El corazón es agua
que acaricia y canta.

El corazón es puerta
que se abre y se cierra.

El corazón es agua
que se remueve, arrolla,
se arremolina, mata.

Miguel Hernández, Cancionero y romancero de ausencias (1938-141).