Home

© Salvi Danés

TE NOMBRO
Escribo un verso para ti
y se queda pegado al paladar
como una oblea.
Queda dormido ahí toda la tarde,
deshaciéndose poco a poco,
disolviéndose lento en la saliva,
esperando el momento de acercar los labios a tu oído.

Por fin te veo, estás ahí,
al otro lado de la vida,
en el espacio inalcanzable
del fondo de un pasillo
que se ha bebido tu presencia.

Utilizo tu nombre como ensalmo,
lo repito despacio, mentalmente.

Sólo vuelve un silencio
metálico de ausencia
y a mi boca un sabor a despedida.

Pepe Viyuela, Las letras de tu nombre (2008).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s