No hagas ruido

© Jacques Olivar

Suena el móvil.

—¡Mi marido!
¡Cállate, no hagas ruido!
¡No estoy en casa!
¿Qué digo…?

Suena el móvil.

—¿Sí, cariño…?

DM