Donde el demonio cuelga su uniforme

El amor te convierte…

Aurelio Grasa
Foto: Aurelio Grasa

El amor te convierte en rosal
y en el pecho te nace
esa espina robusta como un clavo
donde el demonio cuelga su uniforme.

Al tocar lo que amas te quemas en los dedos,
y sigues sigues sigues hasta abrasarte todo;
después,
ya en pie de nuevo,
tu cuerpo es otra cosa,
…es la estatua de un héroe muerto en algo,
al que no se le ven las cicatrices.

(Gloria Fuertes, Ni tiro, ni veneno, ni navaja, 1966)