Si de verdad se prendieron

© Rennie Ellis

Los fuegos que en mí encendieron
los mis amores passados,
nunca matallos pudieron
las lágrimas que salieron
de los mis ojos cuitados;
pues no por poco llorar,
que mis llantos muchos fueron,
mas no se pueden matar
los fuegos de bien amar
si de verdad se prendieron.

Jorge Manrique (1440-1479)